Lesiones CerebralesVictoria o SupervivenciaVictoria

Lesiones CerebralesVictoria o SupervivenciaVictoria

Lesiones cerebrales: ¿victoria o supervivencia?

Supervivencia. ¿Eres un sobreviviente? La supervivencia es fundamental. Supone que lo logramos. Conseguimos por medio de algo que otros no hacen. Llevamos nuestra supervivencia como una insignia de honor. Nos unimos con otros sobrevivientes para festejar nuestra supervivencia, para festejar nuestro triunfo y acordarse a los que no lo hicieron. Redes enteras y organizaciones se forman porque de esta manera es como son las personas: requerimos sentirnos en red social con otros que compartieron nuestra vivencia. Sobreviviente del Holocausto. Sobreviviente de cáncer. Sobreviviente de abuso. Sobreviviente de trauma. Sobreviviente del desastre. Sobreviviente de SARM. La lista sigue y sigue. En la situacion de algunos grupos sobrevivientes, se descompone. Si es un desastre natural, se descomponen por el nombre (Huracán Katrina Survivor) o tipo de desastre (Superviviente del terremoto.) Los grupos de sobrevivientes de cáncer son tan varios como los tipos de cáncer que conocemos: Sobreviviente de cáncer de mama, Sobreviviente de cáncer de próstata, Sobreviviente de cáncer de pulmón. Cualquier persona que sea el tipo de desastre humano que te logre perjudicar, si lo superas, hay un grupo de sobrevivientes al que puedes unirte.
Ser un sobreviviente no es algo malo. Vivir por medio de algo que tomó otras vidas es algo por lo cual estar complacido y festejar. Subsistir al desastre es algo que uno toma a la rápida y que está con uno por el resto de su historia. ¿Por qué sobreviviste? ¿Fue suerte? ¿Chance? ¿Significa que eres más capaz, más fuerte, más capaz, o más favorecido que los que no lo lograron? Quizás signifique que alguien más listo, más fuerte, más capaz… protege lo bastante como para llevarte por medio de ti. Sea cual sea la causa por la que sobreviviste, lo hiciste. Lo lograste. Proporciona gracias y vive. Vive la vida como ella’ s merece, vive la vida con gusto, vive la vida con el entendimiento de que la vida es frágil y merece respeto y con suerte has aprendido algo por medio de la vivencia. Algo que usted tiene la posibilidad de comunicar y que va a ayudar a otros a subsistir.
Lo hice por medio de lesiones cerebrales. No los suaves, pero tan pésimos que decían que era para toda la vida. Tres semanas luego del incidente que los ocasionó… se encontraba ciego certificado. Las lesiones cerebrales me sacaron la visión, mantuvieron mis pensamientos y entendimientos como rehenes, disociaron mis emociones, hicieron que mi cuerpo se cerrara y se rebelara. En dos o tres años, tuve muchos diagnósticos secundarios -los que me diagnosticaron luego de la primera se establece que provoca que todas esas otras cosas ocurran- uno de mis doctores me ha dicho, la mujer ciega, que mi expediente poseía dos pies de prominente. MCS. CFS. FM. COPD. Otra lista que sigue. Cuando el cerebro se apaga, el cuerpo deja de trabajar y jamás se conoce qué partes del cuerpo comenzarán a fallar. Los doctores no lo saben. El diagnóstico es un juego de observación, ensayo y error, y acertar el trabajo – y eso es parte de la ciencia.
Hoy puedo VER. Luego de estar ciego por bastante más de 5 años–la capacidad de SEE’ s un obsequio sorprendente que aprecio y lo celebro cada minuto de todos los días. Estoy BIEN. Yo además celebro eso.
Pero yo no me llamo Survivor. Soy un Victor.
Sobrevivir está bien. Es… es bueno. Es sustancial. Supone que lo logras, que vives. Pretendía llevar a cabo algo más que llevarlo a cabo, vivir el desastre. Pretendía vivir por medio de él y superarlo, y recobrar una vida interrumpida por un desastre al que sólo era un espectador inocente. Un terrible desastre que me tomó años de vida, seguramente mató por lo menos a uno de los que ya conozco, dañó a otros y ha podido haberme dejado incapacitado, ligado y drogado por el resto de mi vida.
Luché contra las lesiones cerebrales y gané. Las peleas no fueron simples y se necesitaron agallas, fuerza, suerte y capacidad. A la multitud que se preocupaba lo bastante por mí, le costó atravesar las peores partes.
Es cierto que yo poseía más conocimiento y entrenamiento que la mayor parte de la multitud sobre el cuerpo humano y el cerebro y cómo investigar el saber médico, tanto alterno como alopático. Sabía cómo hallar respuestas y cómo hallar la vanguardia. Es verdad que tuve suerte.
¿Pero gané porque era más capaz? Cuando me pasó a mí, yo era un artista para siempre de varios medios y un artista de pico — por selección, por entrenamiento, por estilo de vida, por profesión. No era más capaz… sólo poseía las utilidades correctas. Y la iniciativa de la dependencia y la discapacidad para toda la vida no era una selección que se encontraba dispuesto a llevar a cabo. Por eso peleé. Sobreviví. Y gané.
Soy un Victor con lesión cerebral. Nadie me dio una medalla o un desfile. No quiero uno, no necesito uno. Tener la visión otra vez y mi buen cerebro de vuelta es bastante gloria. I’ sería feliz de vivir mi vida pacificamente y calma y gozar del obsequio de sentirse bien otra vez. Pero con bastante más de 300,000 adolescentes que han servido en la guerra y regresado para que me comenten lo que yo era: discapacitados por lo que te resta vivir, en este momento tomo la bandera para comunicar lo que aprendí, e invito a otros Vencedores de Lesión Cerebral a que se asocien a mí y dejen de lado la paz, la calma y el descanso que merecemos por un poquito más.

Guardado en: Sin categoría

Comparte este artículo

Post Comment