Medicina Ayurvédica Antitoxificación vs. Desintoxicación

Medicina Ayurvédica Antitoxificación vs. Desintoxicación

Medicina Ayurvédica: Antitoxificación vs. Desintoxicación

Según el Ayurveda, la juventud acaba a los 60 años. Más adelante, si se siguen tomando las medidas correctas que retrasan y evitan los cambios degenerativos que tienen la posibilidad de acompañar al envejecimiento, se puede lograr una vejez extendida y libre de anomalías de la salud. Hay dos puntos de estas medidas correctas. El primero se conoce como panchakarma, que tiene dentro tanto una delicada serie de masajes como otros métodos físicos para abrir los canales del cuerpo y fomentar la supresión de toxinas. El segundo aspecto supone una sucesión de hierbas medicinales naturales que regulan los procesos de limpieza fisiológica innata en el cuerpo.
Aquí en el oeste, el Ayurveda se hizo popular por estos procedimientos de limpieza que fueron llamados como los métodos de desintoxicación del Ayurveda. No obstante, los doctores ayurvédicos no están según con el concepto desintoxicación. Interpretamos el concepto desintoxicación como una satisfacción a un inconveniente que ya ocurrió. Sería parecido a aguardar hasta que tu coche vomitara humo negro espeso y se recalentara antes de que al final decidas cambiar el aceite del motor. En contraste, el enfoque ayurvédico de la salud usa lo que podría describirse acertadamente como “antitoxificación” –un desarrollo continuo de precaución de adentro e higiene impulsado por una nutrición correcta y una cuidadosa selección de hierbas medicinales naturales.
La antitoxificación es un cuidado preventivo que previene la descomposición y revitaliza periódicamente nuestra fisiología para que la desintoxicación jamás sea necesaria. La longevidad no se equipara con una vida únicamente larga; significa poder una vida extendida llena de exitación y sentido y libre de anomalías de la salud y pobreza. Es dentro de cada ser humano’ poder para maximizar su longevidad, no obstante debemos continuar algunas medidas sencillos para proteger el vigor juvenil y la vitalidad de nuestras mentes y cuerpos. Recordando nuestra analogía de coches que queman petróleo, en este momento es el instante de accionar e invertir en nuestra salud. Uno no empieza a cavar un pozo al sentir sed.
Lo que constituye toxicidad
El Ayurveda da una aclaración esclarecedora de cómo las sustancias tóxicas endógenas son engendradas dentro del propio cuerpo. Para comprender esto es considerable estar familiarizado con dos conceptos ayurvédicos simples: agni y quiere.
AGNI
Agni se ajusta a la miríada de reacciones químicas que generan calor y energía en la fisiología que impulsa todos los procesos biológicos de la vida. El ejemplo tradicional es la energía que se libera cuando se rompe el link químico entre dos átomos de fosfato. Esta energía es escencial para la funcionalidad escencial del ser humano. Todo es dependiente de ello: el intelecto, el entendimiento, la conciencia, la salud, la energía, el aspecto, la fuerza escencial, la temperatura corporal, el sistema autoinmune, la digestión… su historia.
Una de las primordiales funcionalidades de Agni es ser útil como fuego digestivo y editar los comestibles que ingerimos en formas asimilables. Muchas anomalías de la salud emergen del mal desempeño de nuestro sistema digestivo y esto comunmente hay que a una interrupción de Agni, el fuego digestivo. Agni no sólo es responsable de la descomposición de las sustancias alimentarias, sino además de la devastación de bacterias, virus y toxinas indeseables en el cuerpo que podrían perjudicar nuestros sistemas autoinmunes. En el reconocimiento, la captura y la devastación eventual de un antígeno raro por los propios anticuerpos del cuerpo, es Agni lo que otorga poder a la cascada de pasos para asegurar nuestras vidas.
Para sostener y hacer mejor nuestra salud, es fundamental que alimentemos y cuidemos a Agni para que logre editar como corresponde nuestros comestibles y proveer nutrición a todos los Dhatus (tejidos). Cuando Agni está surtiendo efecto bien, hay una increíble digestión, supresión habitual, buena circulación, abundante energía, fuerte resistencia a las anomalías de la salud, buena tez, satisfactorio aliento y olor corporal, y un entusiasmo por la vida. No obstante, cuando Agni es perturbado, la digestión está incompleta y el metabolismo y la fisiología de todo el cuerpo-mente está dañado. Los comestibles mal digeridos forman una toxina llamada Quiere que después fermenta y putrifica en el estómago e intestinos.
Esto otorga lugar a una tez pobre, aliento ofensivo y olor corporal, estreñimiento, pedo, energía escencial achicada, circulación dañada y una capacidad reducida para discriminar la Verdad de la falsedad. De esta forma observamos que, sin exagerar, el régimen de Agni es una medida primordial para la mayor parte de los estados patológicos.
Hay trece maneras de Agni, la de mayor relevencia de las cuales es Jathara Agni, que preside sobre todos los otros Agnis. Descansa en la zona del estómago y duodeno y cataliza la producción de enzimas digestivas y las etapas iniciales de la digestión de todos los comestibles. Desempeña un papel considerable en la mutación de los comestibles en quima, desde la cual todos los tejidos emergen y se afirman. Cinco Agnis complementarios se los conoce como los bhutagnis y todos ellos son causantes de la digestión posterior de uno de los cinco elementos básicos (Mahabhutas) contenidos en los comestibles ingeridos. La televisión trabaja primordialmente en el hígado. Además hay siete

Guardado en: Sin categoría

Comparte este artículo

Post Comment