Mi cura natural para el cáncer de mama

Mi cura natural para el cáncer de mama

Mi cura natural para el cáncer de mama

En lo personal sé que sanar el cáncer es viable, si se revela y trata a tiempo con una aceptable dieta de comestibles crudos abundante con la vitamina B17 comestibles enriquecidos.
Hace unos 20 años, en el transcurso de un autoexamen de mama, descubrí una chiquita protuberancia en mi seno del tamaño de un frijol de riñón, y debo confesar que al principio ingresé en un estado de pánico y estrés. Y entonces tuve que parar y acordarse quién era yo y qué conocimiento poseía en ese instante sobre las hierbas.
Había estado prestando asistencia con triunfo a mi familia y amigos con las configuraciones de medicinas herbarias naturales por cerca de 5 años en ese instante, pero jamás tuve que utilizar ninguna de mis medicinas herbarias en mí mismo! Siempre fuí un individuo muy activa, saludable y atlética, por eso me quedé completamente asombrada cuando descubrí ese quiste en mi seno! ¿Cómo es viable que algo de esta forma me ocurra a MÍ de todas la gente?Me pregunté a mí mismo.
Sabía que el bulto era un signo de acumulación tóxica, por eso me puse a trabajar leyendo todo lo que pude hallar sobre la desintoxicación y purificación de la sangre, y terminé con una mezcla en polvo de 36 de las hierbas más capaces que pude hallar que HISTÓRICAMENTE limpió la sangre de toxinas (ahora lo llamo esa fórmula herbal en especial,”Blood-So-Pure”). Aunque no lo supe en ese instante, lo que tomé la decisión llevar a cabo ahora era todavía más relevante que las hierbas! Hice una dieta completamente cruda de frutas frescas, verduras, almendras crudas y pasas, mientras tomaba mucha agua fría y jugos de frutas al 100%.
Y fue… no pasó un largo tiempo antes de que la magia comenzara a suceder!
Había jugado con la iniciativa de convertirme en vegetariano, pero inclusive entonces, se encontraba comiendo principalmente comestibles cocinados, por eso la iniciativa de estar completamente crudo, fue un paso sustancial para mí en ese instante. Pero mi instinto me mencionó que necesitaba una dieta 100% cruda para lograr sanar el cáncer que comenzaba a crecer dentro de mi seno.
Los primeros días fueron los menos simples, pero mi aperitivo preferido en ese instante era una mezcla de almendras crudas y pasas, que comía día tras días en grandes cantidades, y que me mantenía satisfecho lo bastante como para lograr aferrarme al regimiento períodico de ensaladas de frutas y verduras crudas sin ningún inconveniente. En este momento, con la novedosa información que acabo de conocer sobre el cáncer provocado por una deficiencia de vitamina B17, entiendo muy bien que fue la almendra cruda, todavía más que las hierbas, lo que jugó un papel sustancial en mi curación del cáncer, dado que las almendras son secundarias a las semillas de albaricoque como fuente natural de vitamina B17.
Al sexto día, sentí que el bulto se hacía más reducido, y al día 14, ¡había desaparecido por completo! Huelga decir que mi fe en la medicina herbal aumentó, pero además me transformé en un estable defensor de la dieta vegana con una enorme concentración en crudo.
El punto primordial que quiero comentar con esta historia es que, si no me hubiera educado sobre el cáncer y sus causas en el instante en que descubrí ese bulto en mi seno, podría haber cometido el grave error de ser superado por el miedo y correr hacia un médico en pánico para que me mutilaran en cirugía, o “irradiara” a la desaparición, y/o me envenenaran hasta fallecer con tratamientos de quimioterapia.
Tomar el control y la compromiso plenos de nuestra salud individual se encuentra dentro de las acciones no violentas más revolucionarias que tenemos la posibilidad de llevar a cabo como pueblo estadounidense, fundamentalmente en una etapa donde los gobernantes del gobierno están intentando de encasillarnos en un sistema de atención médica que nos transporta de manera directa a los cierres de las industrias médica y farmacéutica, cuya codicia monetaria les hace abrazar la desaparición y la patología en vez de la vida y la buena salud.
RECUERDA EL GOL… RECUPÉRATE Y QUÉDATE BIEN… NATURALMENTE!

Guardado en: Sin categoría

Comparte este artículo

Post Comment