Miel y Alergias Locales

Miel y Alergias Locales

Miel y Alergias Locales

Como alguien que se gana la vida redactando acerca de alergias y asma, comunmente me preguntan sobre los provecho potenciales para la salud del uso de la miel local.
La miel tiene dentro trozos y trozos de polen y miel, y como incitante del sistema inmune, es muy fuerte. Comunmente he propugnado en charlas y artículos, y en mis libros, la utilización de la miel local. Muchas veces recibiré emails de leyentes que desean entender precisamente lo que quiero decir con miel local, y cómo debe ser. Esto es lo que comunmente aconsejo:
Primero, una advertencia: no le dé miel a los niños recién nacidos inferiores de un año de edad. Esta terapia se sugiere para jovenes superiores (de cinco años en adelante y adultos).
Las alergias emergen de la sobreexposición continua a los mismos alérgenos. Si, entre otras cosas, usted vive en un sector donde hay una cantidad enorme de trébol rojo en desarrollo, y si además comunmente alimenta heno de trébol rojo a sus propios caballos o ganado, entonces posiblemente usted está expuesto constantemente al polen de este mismo trébol rojo. No obstante, el polen de trébol rojo no es fundamentalmente alergénico, pero con el tiempo puede aparecer de forma sencilla una alergia grave a él.
Otro ejemplo: si usted vivía en un sector del sur donde los árboles de cepillo de botella eran usados con continuidad en los panoramas o a lo mejor usted poseía un árbol de cepillo de botella que crecía en su patio, sus posibilidades de sobreexposición a este árbol reducido, triangular, y el polen fuerte muy alérgeno se realza grandemente.
En los dos ejemplos anteriores, las dos especies de plantas son lo que llamamos anfípilas, oséa, polinizadas tanto por insectos como por el viento. Las abejas melíferas recolectarán polen de todas estas especies y va a estar que se encuentra en reducidas proporciones en la miel que fue recolectada por las abejas que eran superficies de trabajo donde estas especies están creciendo. Cuando la gente que viven en estas mismas superficies comen miel producida en ese ámbito, la miel comunmente trabaja como incitante inmunológico. Los buenos efectos de esta miel local son superiores cuando la miel se toma un poco (un par de cucharaditas llenas) al día a lo largo de numerosos meses antes de la temporada de polen.
Cuando me preguntan qué tan local debería ser la miel para la prevención de las alergias, siempre sugiero que consiga la miel que se haya cultivado más cerca de donde usted vive, cuanto más cerca mejor, puesto que va a tener bastante más de lo que usted requiere precisamente.
Puede parecer raro que la exposición directa al polen comunmente desencadene alergias, pero que la exposición al polen en la miel acostumbra tener el efecto opuesto. Pero esto es comunmente lo que observamos. En la miel, los alérgenos se gestionan en dosis pequeñas y manejables, y el efecto en todo el tiempo es muy semejante al de toda una secuencia de inyecciones inmunológicas para alergias. La más grande distingue no obstante es que la miel es muchísimo más simple de tomar y es precisamente bastante menos caro. Siempre me llama la atención que este poderoso provecho para la salud de la miel local no se comprenda mejor, puesto que es fácil, simple y comunmente increíblemente eficiente.
Thomas Leo Ogren
Tom Ogren es creador de centenares de artículos y cinco libros publicados, introduciendo Allergy-free Gardening y Safe Sex in the Garden, los dos de Ten Speed Press.

Guardado en: Sin categoría

Comparte este artículo

Post Comment