Mito Celta Antiguo, Magia y Medicina

Mito Celta Antiguo, Magia y Medicina

Mito Celta Obsoleto, Magia y Medicina

Los antiguos celtas eran un pueblo precristiano encantador y enigmático con una historia romántica y legendaria– un pueblo de ídolos, hechiceros y hadas. Julio César dijo que los celtas (Gálatas) eran… valientes, pero testarudos e impetuosos… Estos clanes indomables, determinados por su lengua y cultura, emigraron desde Europa Central y poblaron parte importante de Europa Occidental, Enorme Bretaña e Irlanda hasta que fueron suplantados por los romanos, y después, el cristianismo.
Los orígenes de los celtas en Enorme Bretaña se pierden en la remota antigüedad, pero varios eruditos en este momento creen que estas misteriosas tribus hicieron su primera aparición en Enorme Bretaña cerca del 1500-1000 a. C. Su migración hacia Enorme Bretaña sucedió paulativamente a lo largo de centenares de años mientras poblaban y gobernaban las zonas modernas que conocemos como Inglaterra, Irlanda, Escocia, Cornualles, Bretaña, la Isla de Man y Gales. Las lenguas celtas recientes se dividen en dos bandos: P-Celtic es el obsoleto de Inglaterra, semejante al galés, cornudo y bretón; Q-Celtic es gaélico escocés, irlandés, manchego y el obsoleto celtíbero de España.
La composición popular celta era una mezcla de cosmología religiosa, animismo e idealismo democrático, con cada tribu que poseía su territorio compuesto de tierras agrícolas, forestales y silvestres. Otras tierras fueron trabajadas parecido para el cacique, los curas, los enfermos y los pobres. Eran un pueblo intrépido; hombres y mujeres fueron entrenados como guerreros.
La sociedad celta en Enorme Bretaña perpetuó varios de los santuarios y días festivos de los primeros tiempos megalíticos, siendo los días de fiesta celta más destacables los 4 festivales cada un año de fuego, ” las creencias celtas eran politeístas y su panteón consistía en hasta cuatrocientas deidades. Además creían que tras la desaparición el alma se transmigraba a otros humanos, y también a otras maneras de vida. Después, con el advenimiento del cristianismo, el druidismo no se desvaneció, sino que sencillamente se transformó, y también cuando la histórica san Brighid se transformó al cristianismo, ella y sus fieles guardaron el fuego sagrado en Killdare.
Los distintos clanes o tribus celtas se unificaron por su sacerdocio habitual, los druidas. La palabra “druida” se proviene de “druido”, que significa “verdad” o “druido”, alguien inmerso en el saber. Los distintos clanes poseían su árbol sagrado, crann bethadh, o Árbol de la Vida, parado como un tótem en la mitad de su territorio. Estos curas druidas, hombres y mujeres, conservaban la religión, la ley, los investigadores y la ciencia, y poseían una predominación escencial sobre todos con su autoridad sagrada. Manejaron el sistema legal superior y los tribunales, y llevó hasta veinte años de entrenamiento antes de ser iniciado en la orden. Los barberos (mantenedores de la tradición oral) y los ovados (filosofos y profetas y adivinadores) fueron a su vez instruidos y entrenados por los respetados y eruditos druidas.
Antes de la disponibilidad de los alfabetos occidentales, las historias celtas se contaban mayormente como tradición oral. Los antiguos narradores de los mitos románticos, por suerte conservaron la hermosura de la civilización celta. Raramente, muchas de las historias míticas no se dedicaron al papel por primera oportunidad hasta el año 600-90 d. C. por monjes principalmente cristianos.
Las leyendas celtas más reconocidas son las del Rey Creador y el mago Merlín, el poeta de Tweedsdale. La verídica identidad y origen del Creador es oscura y controvertida. A pesar de que los cuentos de Arturo se escribieron en galés (también era la lengua del sur y el centro de Escocia en el siglo VI), varios historiadores creen en este momento, basados en evidencias históricas y geográficas, que algunas de las aventuras románticas y heroicas del Rey Creador tuvieron lugar en Strathclyde, Escocia. Algunos historiadores concluyen además que el creador ha podido ser Clinoch, el rey de los británicos. La localidad original de Camelot es aún muy oscura, con numerosas superficies en Inglaterra y Gales reclamando. Merlín, el popular asesor y mentor del creador, era un mago druida, profeta, bardo, tutor y guardián de misterios arcanos. Se rumoraba que era hijo de un incubus (demonio), y una mujer mortal que era princesa y después monja.
Los antiguos druidas eran además chamanes (hembra: chamanes) de esta forma como clérigos, y sus trajes comunmente incluían largas túnicas blancas, tocados de cabeza y capas emplumadas. Comunmente llevaban un cetro de madera de cuña (slat) como un signo de su poder y rango que podía ser usado como una varita mágica para hacer magia. La magia druida es dependiente de una conciencia sana y sana de la naturaleza y de los espíritus y dioses que viven en la naturaleza. Tiene sus raíces poderosamente arraigadas en los 4 elementos naturales: tierra, aire, fuego y agua. Varios hechizos corresponden a uno o bastante más de estos elementos. Los 4 puntos de la brújula poseían cada uno un color correspondiente significativo: Norte – negro, Sur – blanco, Este – rojo, y

Guardado en: Sin categoría

Comparte este artículo

Post Comment