Tratamientos para la menopausia

Tratamientos para la menopausia

La terapia del reemplazo hormonal

La terapia del reemplazo hormonal es aquella mediante la cual se agrega estrógeno y progesterona al organismo para facilitar el paso de la menopausia y disminuir los efectos que ella conlleva. El día de hoy hablaremos acerca de qué mujeres pueden utilizar los tratamientos hormonales y de qué manera.

Algunas mujeres, antes de la menopausia, han tenido que realizarse, por ejemplo, un vaciado de útero, es decir una histerectomía. En este caso, estas mujeres, sólo pueden recibir tratamientos con estrógenos. En todos los casos restantes las mujeres pueden recibir tratamientos combinados de progesterona y estrógeno.
Siempre hay que tener en cuenta que aquellas mujeres que han tenido cáncer de mama no deben tener tratamientos de reemplazo hormonal porque son perjudiciales al punto de en ocasiones causar un nuevo cáncer o aumentarlo.

Para este tipo de tratamiento existen diferentes métodos. En primer lugar están las más utilizadas que son las pastillas, luego puedes utilizar parches o geles y finalmente existen también anillos vaginales o cremas en dosis más pequeñas que las pastillas.

 

Remedios para hacer en casa

 

Si bien existen tratamientos hormonales que funcionan a la perfección, en ocasiones son muy costosos o son perjudiciales en otro aspecto de la salud, es por esto que hoy les traemos algunos consejos simples que pueden realizar en casa para disminuir los síntomas de la menopausia de la manera menos dañina posible para su organismo.

Se puede sentir bien sin utilizar medicamentos, teniendo una dieta equilibrada en donde se incluyan proteínas, vitaminas y minerales es una manera de disminuir los síntomas de la menopausia. Claro que esta dieta debe ser acompañada de un ejercicio de no menos de treinta minutos diarios y el consumo de calcio para disminuir los riesgos de la osteoporosis que por lo general viene de la mano con la menopausia.

Lo importante es que puedas adaptarte a esta nueva vida de la mejor manera posible, intentando que te afecte lo menos posible. Debes tener en cuenta que siempre hay que consultar con el ginecólogo por si es necesario algún tratamiento complementario para mejorar tu día a día.

Comparte este artículo